miércoles, 14 de julio de 2010

Promesa Personal

Parte de la importancia de vivir en amor es aprender a amarnos a nosotros mismos tanto que seamos capaces de transmitir nuestro estado de amor y de paz a quienes nos rodean.
Esta promesa personal me parece una gran herramienta de apoyo en nuestro proceso.

Prométete a ti Mismo:
Ser tan fuerte que nada perturbe tu paz.
Hablar de salud, de felicidad y de prosperidad a cada persona que encuentres a tu paso.
Hacer sentir a todos tus amigos que hay algo especial en ellos.
Ver el lado positivo de cada situación y hacer realidad tu optimismo.
Pensar sólo lo mejor, trabajar por lo mejor y esperar sólo lo mejor.
Ser tan entusiasta de los éxitos ajenos como de los propios.
Olvidar los errores del pasado y buscar los grandes logros del futuro.
Portar siempre una actitud alegre y entregar a cada ser una sonrisa.
Dedicarle tanto tiempo a tu enaltecimiento que no tengas tiempo de criticar a los demás.
Ser demasiado grande para preocuparte, demasiado noble para enojarte, demasiado fuerte para temer y demasiado feliz para permitir problemas en tu vida.
Así Sea!!

domingo, 18 de abril de 2010

Vivir en Amor

Hoy, en mi primer nota quiero compartir el por qué de vivir en amor.
Hace muchos años que inicié un camino personal de búsqueda interior, y lo único claro que yo tenía en ese momento es que quería vivir en amor, vivir amando, vivir amada y viviendo por ende todos los maravillosos sentimientos que implica el vivir en amor. Hoy, muchos años después, les puedo decir que fue como una plegaria, pues cada vez siento más amor... más amor por todo, por MI vida, por LA vida y por todo lo que me toca vivir cada día. El anhelo de vivir en amor me llevó a enamorarme de mi vida, de mí misma y a valorar cada una de mis experiencias de vida.
Vivir en amor es vivir agradecida, es vivir apreciando y reconociendo todos los regalos que la vida nos presenta día con día, pero sobre todo, es vivir haciéndome cien por ciento responsable de mi felicidad. Es vivir consciente de que independientemente de lo que me toque vivir, lo que marca la diferencia es cómo lo voy a vivir... y si decido vivirlo en amor, todo se torna más fácil, más dulce, más suave ó con mayor sentido.
Para poder cumplir con mi compromiso (a mí misma) de vivir en amor, me hago responsable yo de mi felicidad y dejo de depositarla en otras personas ó en otros factores que hoy, viéndolo de lejos, jamás van a tener ni el poder ni la capacidad de hacerme realmente feliz.
Así que lo único que puedo compartir hoy es que al hacerme responsable de mi felicidad, cuido qué hago, qué digo, qué veo, qué leo, qué oigo, a dónde y con quien voy... en fin... cuido mi estado y mi espacio interior, lo cual me ha llenado de fuerza, de poder y de amor.
Me despido con una frase que me gustó muchísimo de una amiga, esperando que también resuene algún día en ti: "Soy la Guardiana de mi propio espacio y sólo dejo entrar a lo que me hace bien".